FacebookTwitterYoutubeGoogle PlusInstagram

Retiro 2016

Retiro en la ciudad: "El Dios de la ternura y el cuidado, hasta el extremo"

Este año, en la propuesta de Retiro en la Ciudad, contaremos con meditaciones guiadas por Pepa Torres, religiosa, teòloga y educadora social en Lavapiés (Madrid) con el título «El Dios de la ternura y el cuidado, hasta el extremo». El 'Retiro en la ciudad' tendrá lugar los días 24, 25 y 26 de marzo en la Iglesia del Sagrado Corazón - Jesuitas. C/ Casp, 27 de Barcelona.

 

24 de marzo - JUEVES SANTO

19.30 Celebración de la cena del Señor.

22.00 a 22.50 Meditación

«Comer, casa y hospitalidad, sueño de Dios y símbolo de contradicción»

La hospitalidad, la casa y la comida compartidos son sacramento del sueño de Dios sobre la humanidad y el cosmos, pero son también fuente de conflicto y signo de contradicción. La comensalidad abierta de Jesús nos reta a hacer del mundo una casa común, a compartir la mesa de la vida, los derechos y los bienes, de modo que nadie sea descartable, y en acompañar la densidad de los nuevos Getsemaní existenciales y sociales. Celebrar la Eucaristía, entrar en comunión con el Dios de Jesús conlleva una pasión y un riesgo: los de compartir la vida con los y las expulsadas del banquete neoliberal que acontece hoy en nuestro mundo. "Haced esto en memoria mía", no es un rito, ni una liturgia, sino vivir actualizando la existencia a la manera de Jesús más allá de toda frontera o de la legalidad injusta.

25 de marzo - VIERNES SANTO 
11.30 a 13.30 Meditación/Plegaria «En la noche oscura de la violencia y la injusticia»

El crucificado es la expresión máxima de la ternura entregada hasta el extremo en la tarea de aliviar el sufrimiento de los últimos. Por eso la ternura es también subversiva, porque invierte el orden colocando como primeros a los últimos (Mt 20,16). La ternura vivida hasta el extremo, a la manera de Jesús, tiene repercusiones sociales y políticas y por ello se hace insoportablemente molesta a los que "hacen de su fuerza la norma de la justicia (Sb 2,1-17) y oprimen la verdad con la injusticia (Rm 1,8). la condena de Jesús revela a un Dios no sólo a favor de las víctimas, sino a merced de sus verdugos, en su solidaridad y cercanía con los "sin poder". Revela no a un Dios impasible, sino vulnerable, para el cual el humano nunca es un atajo. Un Dios que no resuelve nada, pero que sostiene desde dentro en todo y la esperanza emerge como aliento y respiro en las noches oscuras de la violencia y la injusticia, también hoy en nuestro mundo.

17.00 Celebración del misterio de la muerte de Jesús.

19.00 Via Crucis.

«El camino que hizo Jesús»

Con textos y música de La Pasión según San Mateo, de J. S. Bach. Lo conducirá el P. Francesc Roma, sj.

26 de marzo - SÁBADO SANTO
11.30 a 13.30 Plegaria

«Rasgar la vida para dar a luz lo inédito»

Las mujeres cobran un papel fundamental en los relatos de la Resurrección. Ellas siguieron y sirvieron a Jesús con sus bienes por los caminos de Galilea (Lc 8,1-3) y permanecieron fieles, hasta el final, hasta la cruz. Son testigos, como tantas mujeres hoy, de la permanencia en las situaciones límites, donde lo que toca hacer es estar y acompañar la impotencia y el duelo, hasta que emerja lo inédito. Son testigos de la semilla del amor entregado, que aunque invisible en el útero de la tierra poco a poco va abriendo caminos hacia la luz, rompiendo losas y sepulcros, iluminando lo inédito, porque el Dios de Jesús no es Dios de muertos, sino de vivos. Por eso no es la nostalgia del pasado lo que debe caracterizar la vida cristiana sino el presente como oportunidad y la pasión por la vida como cita obligada para identificar las huellas del Resucitado en nuestro mundo y su memoria tierna y provocadora para nuestras existencias concretas de hoy. 

20.30 Vigilia Pascual ¡Celebramos la vida!